fbpx

Artículos interesantes

Redes Sociales

Las Redes Sociales ya existían sin Internet

Imagínate que tienes una reunión de trabajo, o simplemente una salida con amigos, o con tu novio o novia, y que alguien los interrumpiera diciendo “Compra aquí, 10% de descuento en autos”. Quizá en algunos casos funcione, pero en la mayoría definitivamente no.

En la vida “real” es decir la vida material, palpable o física,  las personas nos comunicamos de la forma tradicional: de persona a persona, para el intercambio de ideas y experiencias. En la mayoría de los casos -salvo cuando hay falta de confianza o conflictos-  los diálogos, o conversaciones fluyen por si mismas, y cada interlocutor asume un rol específico.

En internet, muchos dueños de negocio creen que las cosas son distintas, y peor aún muchos negocios se creen con derecho a asaltar el espacio personal de las personas sin sufrir serias consecuencias.

Algunos, acostumbrados a hacer lo que quieren en sus negocios, a veces hasta con sus clientes -por eso no están tan bien como quisieran- se olvidan que al final de cuentas, cuando postean, se están dirigiendo a personas con intereses, preocupaciones, necesidades y emociones, seres capaces de decidir lo que les gusta y lo que no. Pero, en lugar de ello, publican o se comunican como si le estuvieran hablando a niños, o muchisimo peor, a tontos.

Si para ti algo nuevo, te traigo otra noticia: Las redes sociales e Internet en general son el medio donde las personas tienen total albedrío a la hora de decidir qué consumirán y cuando.

Otro problema muy grave en Redes Sociales es que, con el fin  de no perder usuarios, los directivos de dichos medios los están asemejando más a la vida cotidiana, permitiendo a los usuarios ocultar las publicaciones de una fan page y hasta categorías enteras, de su feed de noticias. ¡Imagínate! Tal y como una persona evitaría a algún amigo o conocido demasiado “pesado”.

ocultar

La solución a todo esto es cambiar tus paradigmas y recordar cómo son nuestras conversaciones en la vida cotidiana. Expresar las promociones u ofertas cuando las haya, no como un “compra ya” sino como cuando un amigo,  mentor o consultor, te da un consejo, una sugerencia que no evoca a tu bolsillo sino a tus necesidades, anhelos, y deseos tanto latentes como profundos para satisfacerlos.

El resto de publicaciones o la mayoría de ellas tienen que invocar al ser adulto y mantenerlo enganchado brindándole solo lo que le interesa o es relevante para él.

Después de todo, ¿Cuántas veces haz rechazado a vendedores de puerta a puerta? ¿Cuántas veces has ignorado  un anuncio de televisión mientras conversabas con alguna persona?

Una vez que logres alinearte con las nuevas reglas, ¡Continuará la fiesta!

Éxitos en tu emprendimiento!

Comparte esta web

Déjanos un comentario

Inicia sesión para comentar o crea una cuenta.

Responde